Historia
En el año 1.877 las Hijas de la Caridad llegan al Hospital Santiago, único Hospital en aquel entonces en la Provincia de Cuenca, para atender a los enfermos y a cuantos acudían buscando remedio a sus necesidades.

Es una época en la que comienza a darse una cierta preocupación por la instrucción y se lucha contra el analfabetismo. Pero éste todavía existe en grandes proporciones, sobre todo entre la gente sencilla y mucho más acusado entre las mujeres, pues no había costumbre, ni se pensaba que fuese necesario que las niñas acudieran a la escuela. Sabía leer y escribir aproximadamente un 20% de las niñas.

Las Hermanas, teniendo muy presente la idea de su fundador, San Vicente de Paúl, de que "ninguna necesidad de nuestros hermanos nos debe ser ajena" pronto dan respuesta a la demanda educativa del entorno, creando una Escuela en 1.899.

Como el Hospital pertenece a la Orden Militar de Santiago, las Hermanas solicitan que ésta les ceda unos locales para este fin, a lo que dicha Orden accede gustosa, dado que el Hospital, en toda su trayectoria sin interrupción, ha atendido a cuantas necesidades sociales se han presentado.

Es la semilla del actual Colegio, que comenzó llamándose Escuelas de San Vicente de Paúl. En estos comienzos había sólo dos clases de párvulos; ocupaban la planta baja del edificio que hay ahora.

Pronto crece la actividad educativa y hay que ampliar. Además, las Hermanas ven que, para las chicas mayores del barrio, es conveniente abrir unos talleres, y se ponen en funcionamiento los de costura, bordado, encaje, repujado, pintura y otras manualidades. En ellos muchas jóvenes pudieron adquirir habilidades para encontrar trabajo, confeccionar el ajuar o para desarrollar sus capacidades.

Durante el período de la guerra civil, hasta septiembre de 1.940, la actividad educativa queda interrumpida.

Entre las alumnas mayores se ve que hay muchas que precisan prepararse para ingresar en el Instituto o en la Escuela de Magisterio, aprender taquigrafía, mecanografía, música... o completar asignaturas que les quedan, y las Hermanas se prestan también a este servicio.

Los alumnos cada vez son más numerosos y se levanta el actual primer piso para construir aulas que los acojan. Las niñas permanecen en el Centro hasta 4º curso de Primera Enseñanza y los niños hasta que hacen la Primera Comunión.

El 1 de enero de 1.972 el Ministerio de Educación y Ciencia promulga la Orden que autoriza y a la vez subvenciona la Enseñanza General Básica.

En este momento las Hermanas se ven desbordadas por la afluencia de alumnos y se incorporan al Centro maestras seglares que, identificadas con el espíritu vicenciano, hacen que la Comunidad Educativa se enriquezca y crezca.

De nuevo el Centro se tiene que ampliar y se levanta el segundo piso, con lo que el edificio queda como está actualmente.

En 1.974 el centro es declarado de Interés Social. Entonces existen dos clases de Preescolar y 8 de Educación General Básica. En 1.975 es clasificado definitivamente por el Ministerio de Educación y Ciencia. En 1.986 se establecen el régimen de conciertos con los Centros Privados, para la Educación General Básica y el Colegio obtiene el concierto pleno.

El 30 de junio de 1999 se firma el Concierto de la Educación Infantil, quedando así completamente gratuita toda la enseñanza del Centro.

En la actualidad nuestro Centro cuenta con:

Tres aulas de Educación Infantil.
Seis aulas de Educación Primaria.
Un aula PT/AL.
El claustro está formado por 14 profesores: tutores de cada nivel, orientador, especialistas de Inglés, Francés, E.F., Música y de Pedagogía Terapéutica y Audición y Lenguaje.

El Centro cuenta con los servicios de Comedor y Aula Matinal para dar respuesta a las familias que necesitan que sus hijos utilicen estos servicios.